logotipo de OALA

Día 5 Clausura

Fotos

Acta


Dia 4 Paseo

Fotos

Acta


Día 3

Fotos

Acta

Grupos de Trabajo


Día 2

Fotos

Acta


Día 1

Fotos

Acta

Palabras de Prior Provincial

Palabras del Prior General

Palabras del Secretario-General

Homilia del Prior General


Documentos Para la Asamblea:

Horario del Encuentro

Evaluación del Proyecto de 2007-2010

Anteproyecto para Bogotá

Cambios en los Estatutos

Comentarios o Preguntas email:

XVII Asamblea de OALA
Bogotá
Juntos Haciendo Historia... Juntos Buscando Caminos

Eucaristía de Inauguración – Asamblea OALA

Homilía del Prior General 

Al comenzar esta Asamblea de la Organización de los Agustinos de América Latina, me da mucho gusto poder saludar a todos ustedes, los Superiores Mayores de América Latina, los delegados de base de las varias circunscripciones, y a los hermanos de la Provincia de Nuestra Señora de Gracia de Colombia.  En modo particular, quiero agradecer a Padre Argiro Escobar y a los hermanos de la  Provincia por la acogida y generosa hospitalidad. 

En esta Eucaristía, invocamos la presencia del Espíritu Santo, y pedimos que nos ilumine y guíe durante los próximos días de diálogo y proyección.  Con la misma confianza de los primeros discípulos, queremos abrir nuestras mentes y nuestros corazones viviendo estos próximos días con profunda fe y en auténtica comunión unidos en fraternidad.

El trabajo de los próximos días dentro podría ser considerado dentro del contexto de dos acontecimientos, uno eclesial y el otro agustiniano.

El primero es la Conferencia de Aparecida.  Nuestro trabajo como agustinos y nuestra presencia en América Latina, tienen que seguir las líneas trazadas por la Iglesia en la Conferencia de Aparecida.  La Conferencia ha querido subrayar tres temas fundamentales, que son importantes para nosotros:

- El seguimiento de Jesús.  Somos discípulos, y toda nuestra vida, en particular como religiosos, se entiende desde la experiencia de ser discípulos, y seguimos a Cristo “Camino, Verdad y Vida”.

- La Misión.  El espíritu misionero es fundamental en nuestra vida, y reconocemos nuestra vocación a ser misioneros.

- El servicio.  Somos llamados a servir para que nuestros pueblos tengan vida en Cristo.

El Papa, en su discurso de apertura a Aparecida, señaló las pautas fundamentales de la misión de la Iglesia en América Latina:

- Respeto a las culturas y a la religiosidad popular.

- La importancia de la lectura de la realidad desde la fe.

- La centralidad de Jesucristo y de la comunión con él y en la Iglesia.

- La necesidad de buscar el fortalecimiento de la acción evangelizadora.

- La atención a los pobres, que son víctimas de las injusticias sociales y políticas.

El segundo acontecimiento importante que puede servir como marco de nuestra reflexión durante estos días es el Capítulo General Intermedio de la Orden, celebrado en Filipinas en el mes de septiembre del año pasado.  Son varios los elementos que han sido señalados en el documento del Capítulo, y que guiarán la reflexión de la Orden durante los próximos años.

- Comunión y comunidad.

- La llamada a ser signo profético.

- Colaboración en la Orden.  (Esta es un área donde la OALA ha sido desde el principio modelo y promotor, y la necesidad de promover mayor colaboración es siempre más evidente.)

- Desafíos para el futuro.  Incluido entre los varios desafíos está el tema de la renovación del espíritu misionero dentro de la Orden.

Como agustinos, vivimos y trabajamos con la inspiración de nuestro carisma de comunión.  Durante esta asamblea, tenemos la oportunidad de reflexionar sobre nuestra respuesta a la Iglesia y a las necesidades del Pueblo de Dios, y queremos responder con generosidad y entrega; con el mismo espíritu con el cual vivieron aquellos primeros agustinos quienes llegaron a México en el año 1533.  Pidamos que el Espíritu Santo nos dé la fuerza y el entusiasmo para seguir caminando unidos en Cristo, poniendo nuestras vidas al servicio de Su Pueblo.